La difteria es una enfermedad altamente contagiosa (y potencialmente letal) con gran predilección de afectar en especial a los niños. Actualmente se considera una enfermedad controlada gracias a la introducción de la vacuna desde muchos años atrás.

No obstante, algunos países aún presentan brotes de esta enfermedad. Tal es el caso del país latinoamericano Venezuela, donde recientemente se ha dado a conocer que han ocurrido varias muertes producto de un brote de esta infección. ¡Infórmate y no dejes que pase el tiempo, aprende a reconocer sus síntomas!

¿Qué es la difteria?

Es una enfermedad muy contagiosa causada por una bacteria denominada Corynebacterium diphtheridae. Esta bacteria es una de las causantes de las enfermedades más graves y mortales que puede presentarse principalmente en la infancia.


Este microorganismo posee muchas especies asociadas, llamadasdifteroides. Éstos tienen gran importancia ya que habitan normal y comúnmente en la piel y mucosas del ser humano.


La enfermedad se caracteriza por la existencia de una pseudomembrana de coloración grisácea localizada en la garganta. A partir de allí, la bacteria es capaz de liberar una potente exotoxina que pasa al torrente sanguíneo y puede llegar al corazón y al sistema nervioso central, ocasionando también daños en dichos lugares.
Niña enferma

El principal medio de contagio es el respiratorio

La difteria se transmite a través de las gotitas de flugge que se expelen al hablar, toser o estornudar. Su forma cutánea puede ser transmitida a través del contacto con artículos contaminados con las secreciones de la persona infectada.

Lo que debes saber de la bacteria Corynebacterium diphtheridae:

La enfermedad sobrevendría si el individuo se infecta con la exotoxina que produce esta bacteria. Ésta sería el principal determinante bioquímico del desarrollo de la consecuente infección. A su vez explicaría la mayoría de los efectos patológicos a nivel de todo el organismo que pueden evidenciarse en los pacientes que sufren esta enfermedad.


No todas las Corynebacterium diphtheridae causan difteria. Para que ocurra esto deben ser infectadas primeramente por un virus.


¿Un virus que infecte a una bacteria? pues si, por muy extraño e inusual que sea, un virus debe infectar a la bacteria para que ésta sea capaz de producir la exotoxina; de lo contrario no se estaría desencadenando la enfermedad. El virus, denominado en general como bacteriófago, transporta el gen estructural, así pues la bacteria provee la maquinaria necesaria para que finalmente la toxina sea obtenida y ésta cause la enfermedad.

No obstante, la bacteria sin el bacteriófago puede ser capaz de establecer una infección localizada en piel o en garganta, solo que la diferencia estaría en que estas cepas no producen efectos tóxicos ni a dicho nivel ni en el resto de la anatomía.


Estamos frente a una toxina sumamente inteligente…


El mecanismo de acción de ésta es bastante interesante. La toxina tiene la habilidad de desdoblarse en dos fragmentos: Una subunidad A y una subunidad B. ¿Pero qué importancia tiene esto? todo radica en que trabajan en conjunto para establecer la infección: Mientras que la subunidad B logra unirse a la superficie de la célula que contagiará, su homóloga, la subunidad A, aprovecha tal acción para ser ella la quien ingrese al interior, bloquee la síntesis de proteínas y se inicie de esta manera la enfermedad.

¡Aprende a reconocer los síntomas de la difteria!

Después de la exposición a la bacteria, el período de incubación es de 1 a 7 días, tiempo en el cual los microorganismos invaden el sitio inicial. Pasado este lapso de tiempo, comienzan las manifestaciones clínicas de la enfermedad.

Generalmente la lesión inicial se establece en las amígdalas y orofaringe. Desde allí puede diseminarse hacia otras regiones de la cavidad orofaríngea ya que los microorganismos se multiplican con gran rapidez.
Garganta

Entendiendo esto, los signos y síntomas de la difteria frecuentemente son los siguientes:

  • Enrojecimiento y dolor de garganta que puede acompañarse de una secreción.
  • Inicialmente esta reacción inflamatoria adquiere una distribución en parches, pero a medida que las lesiones locales se fusionan se forma una pseudomembrana.
  • La pseudomembrana es lo más característico de la difteria. Su coloración es grisácea-negruzca y se adhiere con firmeza a los tejidos subyacentes y si se intenta removerla quedaría expuesta una superficie sangrante e inflamada.
  • Cuando la pseudomembrana avanza hacia la laringe y tráquea puede generar obstrucción y se presenta dificultad respiratoria y sensación de asfixia.
  • Aumento de volumen de los ganglios linfáticos del cuello, los cuales se vuelven dolorosos.
  • Inflamación del cuello.
  • Malestar general, disminución del apetito y debilidad.

En caso de que la toxina sea absorbida aparecerán efectos tóxicos en otros órganos:

  • A nivel del corazón: Arritmias.
  • Sistema nervioso: Dificultad para hablar,visión borrosa, dificultad para deglutir y parálisis de las extremidades.

La muerte puede sobrevenir bien sea por obstrucción respiratoria o miocarditis.

¿Cómo se diagnostica la difteria?

El diagnóstico debe establecerse en base a la sintomatología y manifestaciones clínicas. Igualmente se debe tomar muestra de la lesión para realizar un frotis. Con este examen se logra la visualización a través del microscopio de la bacteria en cuyo interior alberga unos gránulos que al teñirse con los colorantes que suelen aplicarse en el laboratorio le dan un aspecto de rosario.

Bacilo de la difteria
Así se observa la bacteria de la difteria bajo el microscopio. Tiene una forma similar a una raqueta.

Otro medio de diagnóstico es el cultivo, no obstante es un examen más especializado, delicado y por tanto está menos disponible y es más costoso.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento debe ser efectivo, precoz y rápido. Inicia con la administración de antitoxina diftérica por vía intramuscular o endovenosa, sin ni siquiera esperar el resultado de laboratorio. Con ello se logra neutralizar la porción de la toxina diftérica que aún no ha entrado a las células. El resto del tratamiento estará conformado por la antibioticoterapia adecuada, medidas generales y de soporte, y el aislamiento y vigilancia estricta.

Vacuna
La vacunación es la medida preventiva de la difteria por excelencia.

Igualmente, los familiares y personas que guarden una relación estrecha con un paciente que presente difteria, deberán ser sometidos a vigilancia de inmediato. El manejo de ellos será distinto y dependerá si en los últimos 5 años han sido vacunados contra la difteria. De ser positivo se administrará una dosis de refuerzo con toxoide. En el caso contrario o en el caso de haberla recibido pero inadecuadamente, deberán completar el esquema de vacunación y someterese a un régimen quimioprofiláctico de penicilina o eritromicina (antibióticos).

Si te ha gustado información pues ¡compártela con todos tus amigos y familiares! ayuda a que otros reconozcan los síntomas de la difteria y consulten rápidamente a su médico. Recuerda que es una enfermedad grave y puede causar daños a otros órganos tan vitales como el corazón.

No olvides seguir a Conocer de Salud en Facebook, Twitter e Instagram.

¿Tienes dudas o comentarios? pues ¡no te quedes con ellos! Hazlos saber, nos encantaría ayudarte.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here