La exposición al humo de tabaco es la forma más común de producirse un daño en el sentido del gusto y el olfato, estos tóxicos inhalados desarrollan incapacidad para identificar los olores circulantes y por ende el gusto de los alimentos que se consume, de acuerdo a esto se concluye que dejar de fumar mejora de manera significativa el funcionamiento de estos sentidos y y evitar la perdida del olfato y el gusto.

perdida del olfato y el gusto a causa del tabaquismo.

Tal vez te puede interesar: Urticaria síntomas y tratamiento

Sin embargo el tabaquismo no es la única vía para perder el olfato este puede ser un síntoma de otros problemas de salud que comprometan a las vías nasales, siendo una condición más común de la que nos imaginamos. Pero las personas fumadoras constantes poseen doble riesgo de sufrir alteraciones olfativas sin importar la edad ni cuanto tiempo posean fumando.

¿Como es posible la perdida del olfato y el gusto?

El exponerse constantemente frente al humo del tabaco produce degeneración progresiva de los nervios que se encuentran en la zona posterior de las fosas nasales, estos nervios son los encargados de enviar la información del olor percibido al cerebro; con el pasar del tiempo no solo se lesiona el olfato sino que también se degeneran los receptores del gusto evitando entonces que tengas la capacidad de oler y percibir los sabores de algún alimento. El olfato es uno de los más importantes sentidos a parte que te permite degustar y oler fragancias agradables, el funciona como un mecanismo de protección frente aquellas sustancias sin sabor pero corrosivas al inhalarlas como una fuga de gas, incendio, comida vencida, etc.

El examen más usado para diagnosticar el nivel de daño olfatorio por el humo del tabaco es la endoscopia nasal, al introducir este aparato tu médico tratante podrá observar de forma detallada las áreas internas de la nariz para detectar en donde se encuentra el daño, en casos muy graves se realiza una tomografía computarizada en la zona nasal para identificar con más detalle cuales son las áreas lesionadas.

perdida del olfato y el gusto a causa del tabaquismo

Recuperación del olfato al dejar de fumar

Dejar de fumar es el paso más importante para evitar la progresión del daño en los nervios olfatorios, si eres un fumador con muchos años de adicción puede que sea necesario el uso de medicamentos o dispositivos que ayuden a disminuir la ansiedad por el tabaco como por ejemplo: cigarros eléctricos, mentas o chicles especiales, parches de nicotina que se adhiere a la piel y muchos más; otro punto importante para erradicar el hábito tabaquico es el estado psicológico de acuerdo a esto existen grupos de apoyo para aquellos fumadores compulsivos, después de haber pasado 48 horas sin fumar los nervios olfatorios degenerados vuelven a crecer para cumplir su función.

Está claro todos los efectos nocivos de la exposición al humo constante afectando no solo nuestra salud sino también la estética, el sistema que se favorece enormemente al abandonar el cigarrillo es el cardiovascular, posteriormente el respiratorio y la perdida del olfato y el gusto; cada cigarro que dejes aumenta la posibilidad de prevenir un infarto, cáncer en cualquier área respiratoria y se recupera progresivamente el sentido del el olfato.

Abandonar el hábito tabaquico regenera el sentido del gusto porque se disminuye la concentración de nicotina, cuando los niveles de esta toxina se elevan altera la circulación de la sangre por las papilas gustativas distorsionando la manera de captar el sabor de los alimentos, las papilas se encuentran esparcidas por toda la superficie lingual especialmente en la punta de la lengua.

COMPARTIR
Artículo anteriorHeteroforia: clasificación y síntomas
Artículo siguienteFunciones del cerumen proveniente de tus oídos
Venezolana de 21 años amante de la salud, estudiante de Bioanalisis en la Universidad de Carabobo, mi cuna es Valencia y mi meta esta fuera del país. Caminando de la mando de Dios y de mis santos en todo momento; pensando mas de la cuenta, estudiando para ser alguien y trabajando para lograr lo que quiero, tachando metas de la lista interminable de cosas que quiero vivir, conocer y ver.