El virus del papiloma humano, mejor conocido por su abreviatura VPH, es el principal responsable de una forma de cáncer muy frecuente hoy día, como lo es el cáncer de cuello uterino. Por otro lado, también es el causante de las verrugas localizadas en el área genital tanto en hombres como mujeres, donde éstas pueden inclusive aparecer en otras áreas corporales. Usualmente estas lesiones se trataban con ácido, pero ¡eso ya quedó en el pasado!. Existen muchas novedades en el tratamiento del VPH que quizás no conozcas.

Lo nuevo en el tratamiento del VPH

La alta frecuencia con la cual el VPH afecta tanto al género femenino como al masculino es alarmante.

Epidemiológicamente 5 de cada 10 mujeres sufren de VPH, pudiendo llegar a 9 de cada 10 en algunas regiones. Igualmente, los hombres también son afectados por esta enfermedad, ya que el VPH es una de las infecciones de transmisión sexual más frecuentes a nivel mundial. ¿Qué es lo más importante? seguramente te sorprenderás pero, ¡Tú puedes sufrir de VPH y no saberlo!.

La razón de ello radica en que el virus no tiene una única forma. Se conocen numerosos y variados serotipos de este virus, algunos benignos otros con mayor posibilidad oncogénica. Por lo cual no todos los casos de VPH se manifiestan con la misma sintomatología.

La manifestación más visual son las verrugas, no obstante, en caso de no tenerlas no significa que estés exento de esta enfermedad. Puedes presentar cambios a nivel interno, sobre todo las mujeres, en la cual el virus tiene predilección por un área específica de la mucosa del cuello uterino. Una citología puede permitir establecer el diagnóstico.

Novedades en el tratamiento del VPH (verrugas)

Para el tratamiento del VPH se disponen múltiples opciones. Éstas se pueden clasificar en base a si son aplicadas por un médico especialista o por el propio paciente. Igualmente hay algunas opciones destinadas bien a la eliminación de las células infectadas por el virus o bien a tratar de eliminarlo por acción directa o por efecto del sistema inmunológico de la persona.

1Ácido: Cada vez más en el pasado

 

Ácido cmo tratamiento para el VPH

El ácido tricloroacético a una concentración de 80 o 90% aplicado en la zona afectada ha sido un tratamiento de larga data en cuanto a VPH se habla. Se sabe que produce la coagulación de las proteínas virales ya que actúan como agentes caústicos. La desventaja es que tiene una menor densidad en comparación con la del agua, por lo que se puede esparcir con facilidad al tejido circundante y ocasionar daños. Además la sensación de ardor puede llegar a ser significativa, aunque existen algunas técnicas para evitar que el ácido se disperse.

 

2Podofilina: También en el pasado

 

La podifilina está en desuso para el VPH

La podofilina, usada desde mucho tiempo atrás en el tratamiento del VPH, ha quedado en desuso por la frecuente aparición de reacciones adversas, algunas de las cuales pueden convertirse en clínicamente significativas. Entre éstas se destacan la depresión medular, afección neurológica así como falla hepatocelular producto de la absorción sistémica de este fármaco.

Las reacciones más frecuentes pero generalmente menos severas incluyen desde el dolor, enrojecimiento y comezón (prurito), hasta la sensación de ardor mientras ocurre la descamación de la verruga.

Otra desventaja es que sólo sería indicado para aquellos casos de verrugas únicas.

 

3Imiquimod: Un buen inmunomodulador

 

Imiquimod otra opción contral el VPH

Comercialmente conocido como “Aldara®” cuya presentación es en crema al 5%, es un compuesto capaz de producir mejoría clínica de las verrugas localizadas en el área genital y perianal, a través de la modulación del sistema inmune.
Ha sido un gran avance en el tratamiento del VPH ya que su poca absorción sistémica, los efectos adversos locales tolerables así como su eficacia comprobada lo hacen un tratamiento seguro para las lesiones dérmicas inducidas por este virus.

Lo nuevo del Imiquimod:

Desde hace un par de años se contaba con esta crema. No obstante lo actual es que se ha desarrollado en otras formulaciones con una concentración menor, esta vez con 3,75%. Otorgando la ventaja de la posibilidad de ser aplicada diariamente y conseguir un acortamiento del tiempo del tratamiento, ahora en 8 semanas, frente a las 16 semanas de la crema al 5%.
Aún está por aprobarse en algunas localidades.

¿Cómo es su aplicación?:

Esto varía de acuerdo a la indicación, por lo cual el médico es quien indicará la posología. No obstante para el tratamiento de las verrugas anogenitales, por lo general, se aplica en una única vez al día, generalmente una hora antes de dormir, previo al buen aseo de la zona, hasta la desaparición o hasta un máximo de 16 semanas.

Precaución:

Al aplicar Imiquimod se aconseja no utilizar métodos anticonceptivos de barrera como los preservativos o diafragmas vaginales. La razón es por que el Imiquimod tiene un compuesto que puede debilitar estos dispositivos.

 

4Té verde: Sinecatequinas, la nueva esperanza

 

Sinecatequinas en el tratamiento del VPH

¿Sorprendente verdad?. Es así, un extracto de las hojas de la planta Camellia sinensis (té verde), el Polifenon E, una sinecatequina de ésta, ha sido empleada para el tratamiento del VPH en su variedad de verrugas anogenitales en donde se ha establecido como un tratamiento efectivo, seguro y novedoso.

La Epigalocatequina galata del té verde es la catequina con mayor relevancia no solamente para esta bebida, sino también para la acción en contra del VPH. Esto se debe a que activa diferentes vías de señalización celular por la cual logra inhibir el ciclo celular, la transcripción del virus y activar el sistema inmune.

Las ventajas:

Produce la eliminación de las células afectadas por el virus como aquellas con infección subclínica, es decir que no presenta manifestaciones. Por supuesto, tienen igualmente un tasa de efectos secundarios algo alta, estos son locales y bien tolerados (dolor, enrojecimiento) y suelen aparecer a las 2 o 3 semanas del inicio del tratamiento.
Otra ventaja es que posee actividad en contra de virus (antivírica) y antineoplásica.

Aunque no lo creas:

El hecho de tener esta clase de reacciones inflamatorias derivadas del uso del fármaco, indica que éste está ejerciendo su actividad, encontrándose pues activando localmente el sistema inmune.

Presentación y aplicación:

Las pomadas al 15% y al 10% ya han sido aprobadas tanto en EE.UU como es España, siendo comercializadas como Veregen®. Su aplicación común es de 2 veces al día por 16 semanas. Lo cual representaría una desventaja de este fármaco dado a que propicia la no adherencia al tratamiento por su prolongado y repetitivo uso.

Mantente sana y saludable

Si te ha gustado esta información ¡anímate y compártela! con tus amigos y familiares.
No olvides seguir a Conocer de Salud en Facebook e Instagram.

¿Tienes dudas o comentarios? Hazlos saber, nos encantaría ayudarte.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here