La prevención es el pilar fundamental para controlar y/o erradicar una enfermedad, más aún si ésta constituye un problema de salud pública. Tal es el caso del VPH (Virus del papiloma humano), el cual llega a afectar a 9 de cada 10 mujeres teniendo ciertas variaciones de acuerdo a la epidemiología de cada región. Es por ello que se han destinado numerosas investigaciones en pro de encontrar no solamente un tratamiento ideal, sino también un método preventivo eficaz, más allá por supuesto de los preservativos. Actualmente las vacunas contra el VPH se encuentran disponibles para varios países.

Sinecatequinas y VPH
Una de las novedades en el tratamiento del VPH son las sinecatequinas, obtenidas de la planta Camellia sinensis (té verde).

¿Todas las vacunas contra el VPH son iguales?

La respuesta a esta pregunta tan frecuente es no. No todas las vacunas que se disponen hoy día en el mercado son iguales.

Lo primero a entender, es que existen varios tipos de vacunas, donde algunas se emplean para profilaxis, es decir como método preventivo para no llegar a desarrollar la enfermedad, o de hacerlo, su desarrollo clínico sea menor. En tanto que hay otras que estarían destinadas a un fin terapéutico. Éstas últimas serían aplicadas a personas que ya padecen del virus. No obstante aún se encuentran en fase clínica de investigación pero ¡son muy prometedoras!.


Recuerda:

Para entender las vacunas, debes recordar que el virus del papiloma humano o VPH, tiene más de 100 serotipos, los cuales pueden ser clasificados de acuerdo al riesgo con el cual se vinculan al desarrollo de cáncer de cuello uterino.

  • Serotipos de bajo riesgo:

    Éstos están relacionados con lesiones benignas como las verrugas anogenitales. Los más frecuentes son los tipos 6 y 11. No obstante existen otros que estarían también asociados a la manifestación de verrugas en otras áreas corporales como en plantas y palmas.

  • Serotipos de alto riesgo:

    16, 18, 45, 59 y 35, son los tipos que más se hallan (aproximadamente en un 90%) de los casos de adenocarcinoma de cérvix o cuello uterino. Por lo tanto éstos tienen mayor riesgo oncogénico en comparación al grupo anterior.


Actualidad: Vacunas contra el VPH

Vacunas profilácticas:

1. Gardasil®:

Gardasil vacuna contra el VPH

Gardasil®, elaborada por laboratorios Merck & Co, es el nombre comercial de una de las vacunas contra el VPH, es sin duda alguna una excelente opción. ¿Por qué? porque se trata de una composición tetravalente, lo cual le permite brindar cobertura frente a 4 serotipos altamente frecuentes: 6 y 11 (causantes de las verrugas) así como 16 y 18 (potencialmente oncogénicos).

Tiene por tanto, una acción preventiva sobre esta enfermedad. De tal manera que su aplicación lograría evitar el desarrollo de la misma.

Aplicación:

Está recomendada para niñas entre 11 a 12 años, no obstante puede iniciarse la vacunación a los 9 años de edad. Igualmente puede ser aplicada en hombres.

Esquema y dosis:

Se encuentra registrada en un esquema de 3 dosis de 0,5ml a ser aplicadas por la vía intramuscular en la región deltoidea (brazo). Los intervalos de aplicación serían: Hoy (por ejemplo), al mes (máximo dos meses) de la primera dosis, y la última a los seis meses de la primera dosis también. Lo mejor es que no es necesario una dosis de refuerzo.

2. Gardasil 9®: ¿La mejor de todas?

Gardasil 9 otra vacuna contra el VPH

Esta otra formulación, también elaborada y comercializada por laboratorios Merck & Co desde el 2015, presenta un gran avance en la prevención de lesiones precancerosas así como cáncer de cuello uterino, vagina, vulva y ano, causados por el virus del papiloma humano. También es activa en contra del condiloma acuminado, igualmente originado por la infección de este virus.

¡Súper ventajas!:

Se trata de una vacuna nonavalente que induce inmunidad frente a los 7 serotipos de alto grado oncogénico que causan la gran parte de los casos de lesiones malignas en útero y cérvix: 16, 18, 31, 33, 45, 52 y 58; de la misma forma brinda cobertura frente a los serotipos 6 y 11. Esto es una ventaja inmensa frente a las restantes vacunas contra el VPH.

Aplicación:

Su aplicación también es en la región deltoidea que es la parte alta del brazo. Otra región donde se puede inyectar es en la parte anterolateral superior del muslo. Nunca se debe mezclar alguna otra sustancia en la jeringa de la vacuna.

Esquema y dosis:

Su otra ventaja radica precisamente en el esquema de vacunación. Básicamente existen 2 opciones, las cuales serán estudiadas de acuerdo al caso y con autorización médica.

  1. Esquema clásico: 3 dosis al igual que la anteriormente descrita (a la fecha elegida, a los dos meses de la inicial y a los seis meses de la primera que se aplicó).
  2. Esquema nuevo: Se cumplirán 2 dosis donde la última se aplicará entre los 5 y 13 meses posterior a la primera dosis. No obstante, si se administra la 2da dosis antes del mínimo de meses indicado pues deberá administrarse una 3ra dosis.
    1. ¿A quién se vacuna con Gardasil 9®?

      Básicamente a partir de los 9 años de edad. Si es entre los 9 a 14 años se puede administrar con cualquier esquema. Si se administrará en una persona de 15 años en adelante, se deberá seguir el de 3 dosis.

      3. Cervarix®:

      Cervarix vacuna contra el VPH

      Esta vacuna, a diferencia de las anteriores, solo se administra en mujeres. Elaborada por laboratorios GlaxoSmithKline (GSK), es una vacuna bivalente que brinda protección frente a serotipos de alto riesgo del virus del papiloma humano, específicamente los tipos 16 y 18.

      Su aplicación es la misma que para las anteriores: Región deltoidea, vía intramuscular. Asimismo su esquema es el mismo que para Gardasil 9, inclusive el propio laboratorio en Junio del presente año (2016), realizó una investigación donde determinó, que para las niñas entre 9 y 14 años se puede cumplir el esquema de dos dosis (en la fecha elegida y a los 6 meses de ésta). Esto gracias a que se evidenció que la inmunogenicidad inducida por este esquema es el mismo obtenido para aquel grupo entre 15 a 25 años con 3 dosis.

      Vacunas terapéuticas: ¿Serán posibles?

      Es aún una posibilidad que se encuentra en exploración y desarrollo por parte de la comunidad científica. Estas vacunas terapéuticas estarían dirigidas en contra de las proteínas cancerígenas de los serotipos de alto riesgo del virus. Su mecanismo de acción se basaría en la estimulación del sistema inmune celular del individuo, de manera tal que sean sus propias células las que luchen en contra de dichas proteínas.

      A la luz de la actualidad, se ha logrado el desarrollo de algunas de estas vacunas, varias de ellas prometedoras. No obstante falta mucho camino por recorrer para tenerlas en el mercado.

      Vacúnate contra el VPH

      No dejes de conocer el pasado y presente del tratamiento del VPH. ¡Infórmate!

      Si te ha gustado esta información ¡anímate y compártela! con tus amigos y familiares.
      No olvides seguir a Conocer de Salud en Facebook e Instagram.

      ¿Tienes dudas o comentarios? Hazlos saber, nos encantaría ayudarte.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here