El cerumen o cera del oído es generado por el conducto auditivo externo gracias a la función de unas glándulas encontradas en la piel denominadas “sebáceas“, específicamente en el tercio gelatinoso del oído; este compuesto resulta de una mezcla de distintas secreciones viscosas provenientes de las glándulas sebáceas mas sustancias menos viscosas pertenecientes a las glándulas sudoríparas, esta cera ya formada se esparce lentamente por el conducto auditivo hasta llegar a la apertura del pabellón auricular donde se derrama hacia el oído externo.

Funciones del cerumen proveniente de tus oidos
Tal vez te puede interesar: La enfermedad de Meniere síntomas y tratamiento

Muchas veces cometemos el error de utilizar los pequeños palillos o hisopos con algodón para limpiar el cerumen, sin embargo este hábito no es recomendable para mantener el área aseada ya que es más saludable eliminarlo cada vez que tomamos una ducha. La costumbre de introducir el hisopo para eliminar la cera del oído nos expone a infecciones o lesiones graves en el canal auditivo interno, esto se debe a que no se hace una extracción completa sino más bien que se empuja el cerumen hacia la zona interna del oído corriéndose el riesgo de lesiones infecciosas que puedan desencadenar otitis, si se es constante con este método de limpieza la afección sería tan grande que se pudiese reventar el tímpano produciendose una sordera parcial acompañado de un dolor intenso.

Funciones del cerumen

De acuerdo a su apariencia y mal olor siempre catalogamos al cerumen como una secreción de desecho que se expide por nuestros oidos, sin embargo esta afirmación no es cierta ya que este compuesto viscoso cumple con muchas funciones importantes para tu salud auditiva, tales como:

  1. Limpieza: A medida que el cerumen toma lugar a través de la porción gelatinosa del oído externo y va dirigiéndose lentamente hacia el exterior arrastra consigo todas aquellas partículas infecciosas que pudiesen lesionar la zona interna del oído, llevándose: suciedad, polvo, entre otros agentes ajenos al cuerpo humano.
  2. Protección: El cerumen posee propiedades en contra de los hongos y las bacterias que por las condiciones húmedas del oído interno pudiesen proliferar con bastante facilidad, de esta manera la cera auditiva actúa como una barrera de defensa en contra de aquellos microorganismos patógenos generadores de enfermedades mortales.
  3. Lubricante: La cera del oído posee un alto valor lipídico por lo tanto actúa como un aceite natural lubricante de la región interna auditiva, de esta forma ayuda a evitar la descamación de la piel en esa región, desecamiento del conducto auricular o reacciones de urticaria dentro del mismo.

Tips para limpiar el cerumen del oído

Es importante recalcar que no es recomendable el uso de bastoncillos de algodón para la limpieza del oído interno por las lesiones que este puede ocasionar.

Funciones del cerumen proveniente de tus oidos.

  1. Limpieza del oído interno: Debes ejecutar este proceso una vez a la semana, recuerda que el cerumen aunque es desagradable también es necesario mantenerlo dentro del conducto auditivo para que cumpla sus funciones fisiológicas, si se sufre alguna reacción con este método no puedes repetirlo.
    • Materiales:
      1. Toalla.
      2. Peróxido de hidrógeno al 3%.
      3. Jeringa.
    • Procedimiento:
      1. Llenar la jeringa o inyectadora con peróxido de hidrógeno.
      2. Debes inclinar tu cabeza hacia el lado contrario del oído que desees limpiar.
      3. Introducir la solución dentro del oído permanenciendo en la misma posición.
      4. Debes esperar que el burbujeo termine, no te asustes cuando haga la efervescencia este es un indicativo de que la solución de peróxido está haciendo su trabajo.
      5. Al terminar el burbujeo puedes inclinar tu cabeza hacia el lado del oído que se esta aseando para eliminar todo el líquido de esta cavidad y secar tu cara con una toalla.
      6. Repetir el procedimiento con el oído contrario.
  2. Limpieza del oído externo:Esta técnica si puede ser implementada sin ningún tipo de restricción todos los días, este método es aplicado solo para la zona del pabellón auricular.
    • Materiales:
      1. Agua.
      2. Hisopo o bastoncillo de algodón.
      3. Toalla.
    • Procedimiento:
      1. Humedificar la toalla con agua de preferencia tibia y exprimirla lo más que se pueda.
      2. Limpiar con la toalla toda la región del pabellón auricular incluyendo la zona trasera de las orejas.
      3. Utilizar el hisopo para limpiar los pliegues del oído en la zona externa, jamás introducirlo para retirar el cerumen.