La dieta del plátano en la mañana es proveniente de unos esposos en Japón, Sumiko Watanabe es una farmacéutica y experta en medicina preventiva y su marido Hamachi ha estudiado la medicina tradicional china así como también ha recibido asesoramiento en la Academia “Cuidado del Cuerpo” en Japón.

Dieta del platano.

Tal vez te puede interesar: 5 errores típicos al comenzar una dieta

La dieta le anima principalmente a comer fruta, tomar conciencia tanto de sus niveles de hambre como de saciedad y cenar por lo menos a las 8:00 pm, no se exige seguir estrictos planes de comida o el contaje de la cantidad de calorías que consumes, de hecho para el almuerzo y la cena podrás comer lo que esta acostumbrado con la condición de detenerse cuando estés lleno al 80% y perderte el postre después de haber cenado.

El plan también recomienda ir a la cama antes de la medianoche y subraya la importancia de dormir bien durante estas horas de descanso, así como también mantener un diario de la dieta que llevas. Podrías perder peso simplemente por el hecho de que está comiendo menos calorías, existen muchos testimonios que corroboran su funcionalidad.

Lo que puedo y no puedo comer

Existen diferentes versiones de la dieta pero en un tema generalizado todas son similares. Para el desayuno debes ingerir 1 o 2 plátanos y beber agua a temperatura ambiente, los plátanos deben estar totalmente crudos y a una temperatura estable es decir ni cocinado o congelado; en caso de que no te guste el plátano puedes sustituirlo por otras frutas, si todavía tienes hambre espera de 15 a 30 minutos y puedes comer otro alimento.

Vas a comer normalmente para el almuerzo y la cena como lo acostumbrado: la dieta dice que puedes comer lo que quieras pero recomienda la comida japonesa especialmente el arroz para el almuerzo ya que es bajo en calorías. Se le permite sólo una merienda cada día por la tarde así que también es la única dieta que admite una pequeña porción de dulce, este régimen alimentario recomienda evitar los productos lácteos y helados la mayor parte del tiempo.

Dieta del platano

Nivel de esfuerzo para la dieta del plátano: Bajo

No tendrás que revisar lo que comes o cortar las porciones que consumes, solamente debes restringir los productos lácteos y trabajar en sintonía para cuando está empezando a llenarte.

Las limitaciones verdaderamente son pocas, solo exige consumir en el desayuno plátanos u otro tipo de fruta, recordando que para las otras comidas puedes comprar y consumir lo que siempre consumes; como todo tipo de dieta estimula a caminar un poco cada día.

Esta adaptado a cualquier preferencia alimenticia es lo suficientemente flexible como para vegetarianos y personas con restricciones dietéticas por una patología crónica que posean de base, su costo no es muy elevado ya que no requiere consumir alimentos especiales con medidas calóricas conocidas así que practicándola podrías hasta ahorrar dinero en ello.

Pero… ¿Si funciona?

La dieta del plátano por la mañana probablemente funciona simplemente porque usted va a comer menos, no hay nada mágico acerca de no comer nada después de las 8 p.m pero si dejas comer tan tarde es probable que consigas disminuir algunas calorías ingeridas durante el día, al igual que dejar de comer cuando estés lleno al 80% va a ayudar también para comer menos.

Algunos otros programas de dieta se centran en el sueño al igual que éste lo hace, varios estudios muestran que las personas que reciben 7 a 9 horas por noche tienden a pesar menos, cuando estás cansado es más probable que comas alimentos poco saludables en exceso. Debes complementar esta dieta con el ejercicio ya que puede ayudar con el estrés, aumenta las ganas de dormir y además quema muchas calorías.

COMPARTIR
Artículo anterior5 tipicos errores al comenzar dieta
Artículo siguiente¿Es buena idea entrar al sauna para perder peso?
Venezolana de 21 años amante de la salud, estudiante de Bioanalisis en la Universidad de Carabobo, mi cuna es Valencia y mi meta esta fuera del país. Caminando de la mando de Dios y de mis santos en todo momento; pensando mas de la cuenta, estudiando para ser alguien y trabajando para lograr lo que quiero, tachando metas de la lista interminable de cosas que quiero vivir, conocer y ver.