Una de las emociones que puede acompañar a las personas durante la tercera edad es la tristeza, que aumentará de acuerdo a los acontecimientos que ocurran durante esta etapa. Al desarrollarse al punto de convertirse en una enfermedad son muchos los factores que dan origen a la depresión en la vejez. El diagnóstico de enfermedades incapacitantes genera la presión necesaria para detonar cualquier otra enfermedad mental. La mayoría de los casos de depresión en la vejez se presentan en pacientes que quedan confinados a una cama o sillas de ruedas que les impide seguir la rutina activa y productiva de antes.

Depresión en la vejez

Síntomas de la Depresión en la Vejez

En esta etapa de la vida diagnosticar depresión es algo complicado debido a que con avanzada edad se presentan síntomas que se asocian con la depresión, tal es el caso de la fatiga, el insomnio y el cansancio que retrasan el diagnóstico temprano.
La falta de interés por el aseo personal es un indicativo que alerta a los cuidadores que puede estar frente a un caso de depresión en la vejez. El desinterés por bañarse, cortarse las uñas, el cabello y en el higiene bucal son algunos síntomas de la enfermedad.
El aislamiento hace evidente el diagnóstico sobre la posibilidad de estar dentro de un cuadro depresivo, las personas con depresión no manifiestan interés de comunicarse con sus familiares, dejando de realizar las rutinas comunes como el aseo del hogar , acumulando objetos y basura en todas partes.

En pacientes de tercera edad con depresión se podrá notar una pérdida de peso, trastornos en el sueño y fuertes dolores de cabeza que acompañarán la apatía por las actividades diarias.

Depresión en Vejez

¿Que puedo hacer por los pacientes con Depresión en la Vejez?

Para las personas que cuidan de los adultos mayores, el sospechar que padecen de depresión en la vejez es un avance considerable dadas las similitudes con los síntomas propios de la edad. Los pacientes con depresión deben ser tratados por profesionales en la psiquiatría, no deben ser automedicados ni mucho menos ignorados durante el tratamiento.

Mantener una vigilancia de los horarios del tratamiento es una de las actividades que debe realizar el cuidador del adulto mayor. De igual manera el manejo de una dieta para contrarrestar los efectos de los fármacos, los cuales pueden llegar a alterar la flora intestinal y causar otros malestares estomacales.

Una vez bajo tratamiento, los pacientes con depresión en la vejez deben ser insertados en la rutina de la familia, visitas de sus nietos y amigos. El hacer ejercicio logrará mantener la mente distraída y alejada de la ansiedad que los embarga. La comunicación es fundamental para ir mitigando los síntomas de esta enfermedad, hablar sobre lo que sienten dará paso a la búsqueda de soluciones a sus problemas. Debe entenderse que este camino no es fácil debido a que la confusión los absorbe y solo con atención se puede sobrellevar esta difícil enfermedad.

Las enfermedades psiquiátricas como el alzheimer y el parkinson por su condición degenerativa también desarrollan en sus pacientes episodios depresivos, en estos casos se debe estar preparados para cualquier alteración del estado emocional del paciente debido a que son propensas a desarrollar depresión en la vejez.
También te puede interesar: Síntomas de la menopausia

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here