El barotraumatismo es una lesión auditiva originada por la alta presión a la que son sometidos los oídos cuando se practica buceo en zonas muy profundas, el traumatismo por presión de agua puede afectar tanto a los oídos como a los senos paranasales.

Barotraumatismo

Tal vez te puede interesar: La enfermedad de Meniere síntomas y tratamiento

Las causas para desencadenar un barotraumatismo son muchas, pero la más frecuente es la práctica constante del buceo, esto se genera porque la presión dentro del oído medio es desigual o menor a la presión del oído externo, este es un cambio rápido que ocurre mientras el buzo va descendiendo, después de haber descendido 4 metros o más de profundidad tu oído se encuentra en zona de riesgo ya que aumenta su exposición al cambio de presión. A su vez el barotraumatismo puede estar propiciado a la inversa, en este caso aumenta la presión del oído medio cuando el buzo va en ascenso hacia la superficie ocasionando daño directo del tejido, sin embargo la sensación de dolor es menos intensa en comparación al bloqueo de las Trompas de Eustaquio mientras se desciende.

Clasificación del barotraumatismo y sus síntomas

Barotitis media o barotraumatismo en el oído medio: El oído medio es la zona auditiva que se lesiona con más frecuencia cuando se desarrolla un barotraumatismo, la sintomatología presenciada en el buzo se manifiesta cuando se encuentra fuera del agua con un periodo no menor a un día del último buceo; al no compesarse el cambio de presión entre el exterior y el oído medio se obliga al tímpano a desdoblarse en dirección a la zona interna donde existe menos presión tratando de compensar el aire dentro de la cavidad, a medida que se desciende la situación empeora ya que la presión induce apertura de los vasos sanguíneos cercanos al oído medio drenando sus secreciones al interior del mismo para llenarlo y tratar de compensar los cambios de presión.

  • Síntomas:
    1. Sensación de taponamiento del oído.
    2. Sangrado constante.
    3. Sordera parcial o total.

La mejor solución es seguir el tratamiento indicado por el otorrino y evitar los cambios de presión originados bien sea por el buceo o someterse a elevadas alturas.

Barotitis interna o barotraumatismo del oído interno: Se propicia cuando el buzo retarda la compensación durante el descenso, al suscitarse esta situación el timpano se desdobla hacia la parte interna para compensar la presión generando la ruptura de la superficie de esta membrana que se asocia a un dolor auditivo intenso.

  • Síntomas:
    1. Vértigo (mareos).
    2. Vómitos persistentes.
    3. Pérdida de la capacidad auditiva.
    4. Zumbido o ruido constante en el oído (tinnitus).

Barotraumatismo sinusal

Barotraumatismo sinusal:
Esta lesión es propiciada en los senos paranasales perjudicando la función respiratoria, se genera por la diferencia de presión existente entre el ambiente y los senos huecos paranasales que posean las vías de drenaje bloqueadas bien sea por: congestión nasal, pólipos nasales, desviación del tabique, abuso de inhaladores o antialérgicos e irritación.

  • Síntomas:
    1. Dolor durante el descenso focalizado en la zona del seno paranasal o región infraorbitaria, con una duración que oscila entre horas o días.
    2. Epitaxis (hemorragia nasal).
    3. Lesiones oseas.
    4. Sensación de hormigueo.
    5. Enrojecimiento de la esclerótica (ojos inyectados).

Ruptura de la membrana timpánica: La ruptura del tímpano por barotraumatismo pueden ser muy comun, no se necesita descender una distancia acentuada para ocasionar la perforación de esta membrana (2 a 4 metros de profundidad) ya que depende de las maniobras de compensación ejecutadas por el buzo, si este desciende a una alta velocidad puede reventarse el tímpano en un recorrido menor a 2 metros.

  • Síntomas:
    1. Dolor auditivo agudo y punzante.
    2. Sordera total de forma inmediata.
    3. Tinnitus.
    4. Vértigo.
    5. Hemorragia auditiva.

Dentro del grupo de lesiones auditivas generadas por el buceo se puede incluir el oído del nadador, esta es una infección constante que inflama la zona del oído externo generada por las condiciones húmedas del mismo, la zona húmeda combinada con la temperatura corporal son un lugar idóneo para la proliferación de bacterias en el oído.

Recomendaciones para evitar el barotraumatismo

Absolutamente todos los tipos de lesión auditiva por presión de agua pueden ser prevenidos y así no tener la necesidad de abandonar el buceo, algunas recomendaciones son:

  1. No bucear cuando se esté atravesando un proceso infeccioso que involucre las vías respiratorias, bien sea llenas de expectoración o no.
  2. Dejar de bucear si no se maneja el cambio de presión durante la inmersión dentro del agua.
  3. Acudir inmediatamente al otorrino en caso de cualquier lesión auditiva.