El número de mujeres que desconoce las razones por las cuales se deben practicar una mamografía aumenta cada año, porque se asocia a la edad avanzada de la mujer y suele ser ésta la fuente del desconocimiento. Nada más alejado de la realidad pues debe practicarse desde mediados de los veinte y si bien no previene del cáncer ha salvado la vida de millones de mujeres año tras año gracias a las campañas de prevención que se practican para el diagnóstico temprano de esta enfermedad.

Es momento de hacerse una mamografía

En qué consiste una mamografía

Se explora la mama específicamente con aparatos especiales de rayos x, considerándolo un procedimiento rápido y no tan incómodo para la mayoría de las mujeres. Se utiliza un mamógrafo para este estudio donde se explora cada mama, por todos sus lados. En algunas mujeres nacen dudas acerca de los efectos de la exposición a la radiación pero actualmente se utilizan cantidades mínimas de radiación, incluso menos que una radiografía de tórax.
Una mamografía será indicada en pacientes que presenten dolor así como cambios en el aspecto de sus mamas. Ciertamente suele indicarse a partir de los cuarenta años, pero entran en este grupo de mujeres aquellas cuyos antecedentes familiares están relacionados con cáncer de mama.

¿Cuando se debe realizar una mamografía?

Bajo el desconocimiento de la frecuencia y el momento para realizarse esta prueba se abre la pregunta, ¿Acaso ante la prevención se debe esperar?. Se recomienda que las mujeres al menos una vez por año ya cumplidos los 40 y 50 años de edad se practiquen una mamografía. En el caso de aquellas que entre sus familiares se hayan diagnosticado cáncer de mama, útero y ovarios es casi inminente que se realicen chequeos al llegar a los treinta de manera anual.

Cuando se debe realizar una mamografía

La mamografía contra el cáncer

Al conocer que lamentablemente una mamografía no se salva del cáncer, es la herramienta que ha diagnosticado en primer aviso que algo malo está ocurriendo así como la ecografía mamaria. Son estudios a los que no se le debe temer y realizarse con responsabilidad pues es por ellos que muchas mujeres evitan el avance de quistes y logran salvar sus vidas del cáncer. Estadísticas ubican a los estudios preventivos de mamas en una reducción del riesgo de morir de cáncer en un 25 % o 30 % hasta más.

Con el autoexamen es suficiente para la prevención

El conocimiento del comportamiento de nuestro cuerpo es tan importante como la valoración médica que se le tenga. Cuando se piensa de ese modo se debe tener en cuenta que la mama es un órgano único son pocas las especialidades que asumen la responsabilidad absoluta de su examinación. Siempre el profesional de la ginecología pedirá que se realice un examen complementario que despeje las dudas que se presentaron durante la examinación de las mamas.
Quizás el dato más escalofriantes sobre la importancia de la prevención del cáncer de mama es que no deben existir factores de riesgo para padecer de esta enfermedad. Estudios han determinado que 80% de los cánceres detectados ocurren en mujeres sin antecedentes familiares. Con esto afirmamos que toda mujer por encima de los treinta y cinco años debe ser considerada en riesgo de padecer cáncer.

También te puede interesar: El mejor país para curarse de cáncer

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here