Iniciando una dieta es común decidir comer en menor cantidad, al finalizar pensaras que tienes hambre y que no estas satisfecho. Los estudios indican que cuando comes pequeñas cantidades tu estomago si puede quedar satisfecho, pero en el caso contrario es tu mente la que no lo esta y te sigue diciendo que tienes hambre.

5 formas de evitar un hambre constante

Tal vez te puede interesar: 10 maneras de acelerar tu metabolismo

Científicos americanos hicieron una prueba mental: invitaron diferentes individuos a comer y los dividieron en dos grupos, a ambos se les dio la misma medida de alimento pero a uno de estos grupos se les dijo que consumieron menos de lo habitual. Al pasar menos de dos horas el grupo al que se les dijo que había comido menos declaró tener hambre por no haber comido lo suficiente, en cambio el otro grupo que comió la misma cantidad no tenían hambre al terminar las dos horas; con esto se comprueba que el hambre permanente no es mas que un juego de la mente, por lo tanto una forma de adelgazar es engañar a tu cerebro.

Comer menos y no tener hambre

He aquí una lista de tips que puedes seguir para conseguir bajar de peso sin que sientas que mueres de hambre:

  1. Mastica chicle hasta que llegue tu hora de comida, masticar chicle de menta o de cualquier sabor es un potente mentiroso para tu estomago y cerebro,esto se comprobó por un estudio dentro de la universidad Rhode Island donde sus investigadores comprobaron que las personas que mastican chicle en la mañana luego de su merienda ingieren 60 calorías menos en el almuerzo de lo habitual; esta costumbre también permite mejorar el animo.
  2. ¡Desayunar como un rey! este es sin dudar el alimento mas importante en el día por lo tanto debes tener un buen desayuno todas las mañanas; la descripción de «un buen desayuno» es que este posea abundancia nutritiva, la mayor carga de calorías que debes consumir tiene que ser en la mañana ya que tienes 12 horas para utilizarlas durante el resto del día, al igual que el estomago posee mayor tiempo para digerirlas. El desayuno ideal debe ser rico en proteínas y fibra, desayunar de esta manera disminuye el riesgo de enfermedades crónicas como diabetes u obesidad; algunos elementos que deben estar presentes en un «desayuno ideal» se encuentran: pan integral, yogurt, huevos, queso, avena, cereales, entre otros alimentos ricos en proteínas que generan una gran sensación de saciedad y no vas a sentir hambre durante muchas horas.
  3. 5 formas de evitar un hambre constante

  4. Consume grasas buenas o saludables, de esta forma tienes sensación de llenura y engañas a tu hambre mental por mucho tiempo; dentro del grupo de grasas buenas se encuentran: aceite de oliva, aguacate, semillas, frutos secos, mantequilla de maní y otros, puedes consumirlas en pequeñas porciones como merienda entre comidas
  5. Muévete y haz ejercicio ya que a parte de que quemas grasas excesivas en tu cuerpo estas actividades también generan endorfinas, las cuales son hormonas que producen sensación de bienestar lo que reducirá el consumo de bocadillos para sentirte bien en el día; el ejercicio inhibe la producción de la hormona que despierta las ansias de comer y te sientes satisfecho por al menos dos horas mas de lo habitual. Si por condiciones de salud no puedes hacer ejercicio intenso, dicha situación no figura como una excusa ya que la idea es mantenerte en movimiento constante por lo tanto hacer caminatas, subir escaleras o levantarse a cambiar el canal de televisión también son actividades beneficiosas.
  6. Come con calma ya que el estomago y el cerebro sienten satisfacción después de los 20 minutos de haberse ingerido un alimento, comer rápido es un grave error que cometemos muchas veces por estados de estrés o situaciones de apuros, al no tomarte tu tiempo para comer no permites que estos órganos se sientan satisfechos y tienes hambre inmediatamente luego de haber comido, por lo tanto come despacio y mastica durante 60 segundos. Parece mentira pero este simple truco te ayuda a mantener tu peso ideal.